¡República, República siempre!

¡República, República siempre! Fue la respuesta de Clara Campoamor en 1930 ante una pregunta muy sencilla del periodista: “¿Monarquía o República?”.  En un momento como hoy, tras la abdicación del Rey Juan Carlos, esta pregunta asume una gran importancia.

Es el momento de un cambio de modelo de Estado, es el momento de la República. Yo lo creo así,  e igual que yo, miles de españoles y españolas que salieron ayer a las calles envueltos en la tricolor. Pero otros tantos preferirán que Felipe sea quien suceda a su padre en la Jefatura de Estado, y es total y absolutamente legítima su opinión.

¿Quién soy yo para decir que no?, pero, ¿quién son ellos para negarnos la República? En un Estado democrático como en el que supuestamente estamos, en el que la soberanía reside en el pueblo, el pueblo tiene derecho a decidir entre Felipe VI y la III República, pero, sobre todo, tiene derecho a expresarse democráticamente sobre el modelo de Estado.

Ante esto, dos cuestiones creo importante aclarar. En primer lugar, los y las que salimos ayer a la calle blandiendo -como Antonio Machado hiciera en Segovia tiempo atrás- la bandera republicana, no pretendemos ultrajar la figura de Juan Carlos como rey, ni dudamos de la importancia que ha tenido para nuestra democracia. Muy al contrario, muchos pensamos que al irse él la monarquía no tiene sentido.

En segundo lugar, no estamos proclamando, ni exigiendo, ni intentando imponer una República, sino que estamos reclamando que se dé voz al pueblo, que se nos dé la oportunidad a todos y todas, monárquicos y republicanos, de decidir qué es lo que la mayoría quiere. Reivindicamos un referéndum –con encaje totalmente constitucional y democrático pues lo prevé el art. 92.1 de la Constitución-  en el que se plantee la misma pregunta que el periodista formuló a Campoamor.

Yo espero que ese día llegue, y cuando llegue y me hagan esa pregunta, indudablemente responderé “¡República, República Siempre!” como lo hiciera Clara, y votaré por otro modelo de Estado.

Es hora de que la Jefatura de Estado sea refrendada por todos los hombres y mujeres de nuestro país, es hora de una reforma constitucional profunda que además incluya cambios fiscales, territoriales y sociales como el blindaje de la educación y la sanidad. Es decir, una reforma constitucional que se adapte a los tiempos que corren, a la España de hoy y no la del pasado. Y, además, una reforma constitucional refrendada por todas las generaciones presentes, es hora de la III República.

Y cuando ese día llegue, en mi cabeza estarán dos personas, mis abuelas, dos mujeres -una hija  de un alcalde rojo fusilado y la otra hija de un obrero rojo encarcelado y cruelmente apaleado por los fascistas- que vivieron lo más negro de una dictadura y que cuando acabó, rosa en puño y éxtasis de emoción salieron a celebrar la muerte del dictador.

Cuando ese día llegue, espero que mi abuela Asun, la qué más me ha enseñado sobre la libertad, la igualdad y la solidaridad, lo pueda vivir, porque se lo merece.

Cuando ese día llegue e introduzca mi voto en la urna, ambas estarán en mi cabeza, y por ellas lo haré, por ellas y por todos los que se dejaron la vida por la República.

¡Salud y República!

Andrea Carrascal Miralles, es Secretaria General de las Juventudes Socialistas de Segovia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s